No nos entendemos…¿O no sabemos entendernos?

On 02/11/2014 by Ana Aurora

Mis emociones son mías, tus emociones son tuyas.Hablemos

“Mis emociones son mías y las tuyas son tuyas”

(Enlace al blog de Rubén, autor de la ilustración: http://expandedcoyote.blogspot.com.es)

Qué bien ha plasmado gráficamente Rubén la nueva idea dentro del proyecto Ilustrando Acercaterapia, el texto que le facilitamos esta vez fue:

“Mis emociones son mías y las tuyas son tuyas. Las mías me dan información sobre cuestiones importantes para mí y me hago cargo de ellas, entendiéndolas, gestionándolas, comunicando a las personas que están implicadas en mi sentir, si es necesario, para un ajuste en la relación. Las emociones de otra persona tienen que ver más con la otra persona que conmigo y son de su responsabilidad, en mí está la posibilidad de ajustar mi comportamiento para ayudar si fuera necesario a su gestión y mejorar la relación que compartimos, cuando esta me las comunica.”

Cuando entendemos esta afirmación es más fácil comunicar a la otra persona lo que me pasa y escuchar las “demandas, reproches, emociones” de las otras personas. Hay que tener en cuenta que la mayoría de la población no ha recibido un curso de “educación emocional” y muchas veces expresa sus emociones, como puede, con patrones aprendidos en su familia y en la sociedad. Y existe cierta tendencia a buscar fuera, señalar al otro como “culpable” antes de mirar dentro y encontrar una explicación.

Cuando yo te digo qué me pasa, no es un ataque, ni siquiera una exigencia, me comunico, te hago saber qué siento, cómo creo que podrías ayudarme a sentirme mejor. Y cuando alguien me dice por ejemplo “estoy enfadado contigo”, incluyo aunque las formas sean poco adecuadas, lo primero que digo es gracias por decírmelo, primero porque no lo sabía, segundo porque es el primer paso para empezar a ajustarnos, conocernos mejor y ver qué podemos hacer de forma diferente.

Uno de los principales errores en la comunicación y el alejamiento de dos personas es la falta de información, que completamos normalmente dándonos la razón, claro, por ejemplo:

-Dando por hecho que la otra persona adivina ysabe cómo me siento y lo que está “haciendo mal”

Interpretando su comportamiento y su intención

Generalizando del comportamiento a la persona, de “lo está haciendo mal” a “es malo o mala”

En las relaciones importantes para ti, comunica cómo te sientes, para que os podáis ajustar. Hablando de ti y cómo te afecta el comportamiento de la otra persona, cómo te gustaría que fuera por si es posible el ajuste. Entendiendo y haciendo entender a la otra persona en todo momento que estás hablando de ti y te haces cargo de tu emoción, que está afectando a la relación y por ello compartes.

Una fórmula es los mensajes en primera persona:

Cuando tú haces…Yo me siento…porque…Me gustaría

Por ejemplo: Cuando tú llegas tarde (en lugar de eres impuntual), me siento decepcionada, triste, rabia porque pienso que no me tienes en cuenta, no me das suficiente importancia. Me gustaría que a partir de ahora llegaras puntualmente cuando quedemos.

Si quieres profundizar recuerda que nuestra primera consulta es gratuita, escríbenos y acordamos una cita: acercaterapia@gmail.com. También te invitamos a participar y seguirnos a través de nuestras redes sociales:

Te esperamos en facebook: haz clic aquí

También puedes seguirnos en twitter: haz clic aquí

-Para cualquier consulta: haz clic aquí-

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*