La clave para decir que no

On 26/06/2013 by Ana Aurora

Muchas personas dicen que les cuesta decir que no. Saber decir que no como cuidador o cuidadora principal de una persona con dependencia, ya sea por alguna discapacidad, enfermedad o estar temporalmente en un hospital, se convierte en algo esencial, para evitar la sobrecarga y asegurar tiempos de descanso.

La clave es:

Decir que no a alguien o alguna petición,

es decir que SÍ a algo/alguien IMPORTANTE para tí.

no escrito muchas veces

Cuanto más claro tengo lo que es importante para mí: mis valores, las personas, más fácil es decir que no.

Si te digo no a la mudanza, digo sí a mi descanso/tiempo en pareja/ etc.

Si te digo no a quedarme a trabajar una tarde más, digo sí a mi descaso/familia/ pareja/ ocio/ etc.

Entonces: ¿qué nos lleva a decir que sí, cuando queremos decir que no?

  • A veces es por impulsividad y parece que cuesta más decir que no, una vez haber dicho que sí. Pero las personas cambiamos de opinión o nos surgen contratiempos. Ante la impulsividad:

Cambiar el ¡sí claro! por… “LO VOY A PENSAR”

Hay personas que presionan: ¡tiene que ser ya!, pues digo: espera déjame sola unos minutos, o cuelga y ahora te llamo con una respuesta.

  • Otras por necesidad de afecto, pertenencia, reconocimiento…Y entonces al decir que sí escuchamos: “no se que haría sin tí”, ” qué bueno/a eres”, “es alguien excepcional”, “siempre está disponible”.

Y si le sumamos algunos pensamientos tipo: “creo que es egoísta decir que no”, “yo siempre estoy disponible para una amiga/o”, “y si se enfada”,  “puedo perder oportunidades”… más difícil me lo pongo a mí, restándole tiempo a las cosas y personas importantes para mí.

Veamos una historia ejemplo: “no quiero quedarme todas las noches en el hospital”. Dice la hija de una persona hospitalizada. Mujer de 28 años sin pareja  y con dos hermanos y una hermana, todos casados. “Han dado por hecho que me tocan a mí las noches porque no tengo pareja, incluso en cierta forma yo creo que debería ser yo…pero por otro lado creo que es injusto y siento rabia”

A veces no se cuestiona la realidad, incluso ni se dice quién se va a hacer cargo, se dan por hecho. Y ante la posibilidad del cambio se despiertan miedos: se me van a echar encima, seguro que no quieren…Aquí lo importante es: primero pensar qué quiero yo y a qué estoy dispuesta o dispuesto. A partir de tener mi posición clara, hablar con el resto de la familia para llegar a un acuerdo.

La técnica de decir que no tiene tres pasos:

  1. Técnica del disco rayado. Tras explicar nuestra postura sólo repetir una y otra vez nuestra decisión de forma calmada y segura, por ejemplo: a partir de hoy sólo me quedo 3 noches por semanas. Diga lo que diga la otra persona.
  2. Banco de niebla. La otra persona se puede enfadar, insistir, chantajearnos emocionalmente, incluso insultarnos. El paso banco de niebla es que ni me inmuto, como si sus palabras, actitud se disiparan en un banco de niebla que tengo delante mía.
  3. Para tí/ para mí. Para demostrar a la otra persona que la estoy escuchando, de vez en cuando le digo para tí es una tontería/un gesto egoísta/ etc., para mí es importante.

Decir que no tiene muchas ventajas: mejora mi seguridad y confianza, fortalece mi amor propio y dignidad, facilita mi libertad emocional, me ayuda a resolver problemas, mejoro mi comunicación y la otra persona sabrá que estoy disponible a veces sí y a veces no, que puede contar conmigo siempre y cuando yo pueda, sintiéndose cómoda de pedirme cosas, pues sabe que no me compromete.

Si quieres repasar o poner en claro lo que para tí es importante, revisa esta lectura:

Y si quieres repasar los derechos asertivos que tenemos todas las personas, revisa el siguiente enlace:

Enlace a la entrada del blog anterior: derechos asertivos

 

¿A qué le vas a decir que no?

Esperamos tu comentarios o si lo prefieres en facebook o twitter.

Enlace a facebook

Enlace a twitter

Recuerda que puedes recibir las novedades en tu correo electrónico, suscribiéndote por e-mail.

Si tienes alguna dificultad para hacerlo, escríbenos a: acercaterapia@gmail.com

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*