Ira

On 01/12/2014 by Ana Aurora

acercaterapiaylachimeneadepapel.4

Enlace al blog de Melanie, autora de la ilustración: http://lachimeneadepapel.blogspot.com.es/

(Para leer el texto facilitado para la elaboración de la ilustración y consultar una guía en pdf que te puedes descargar para conocer y gestionar mejor tus emociones te facilitamos el enlace directo a una entrada anterior del blog: http://acercaterapia.es/emociones)

Si ya habéis leído la entrada del blog y la guía, a lo mejor aún os queda en el aire la pregunta, ¿pero cómo se hace?.  La  clave está en qué preguntas te haces para descubrir el mensaje de la emoción y si estás en disposición de aceptar el mensaje. La última vez que descifré el mensaje de la ira y la rabia que sentía, me llevó ¡once meses!.  Seguro que pensáis que es mucho, pero os aseguro que en otras ocasiones me ha llevado más tiempo.

Como personas adultas con obligaciones y una vida emocionante, muchas veces llevamos ciertas emociones como una carga que nos acompaña. Yo las suelo llevar en el bolsillo, no pesan mucho, les dejo su sitio y les voy dedicando tiempo para entenderlas, las saco, las miro, las escucho…Existe una costumbre extendida de cargar las emociones a la espalda, donde no se ven y se suma a otras. Creo que ya sabéis que esto conlleva arrastrar un peso que afecta a otras áreas importantes de tu vida.

Las emociones son mías y sobre todo las que son intensas tienen mensajes muy importantes para mí. Confío siempre en escuchar su verdadero mensaje y sanar si es necesario heridas del pasado, conocerme mejor, dar gracias o pedir perdón.

Os cuento  algunas  preguntas clave para qué os ayuden a descifrar mensajes:

¿Esta situación además de ira, me entristece? ¿Qué me entristece?

¿Esta situación me recuerda otras anteriores en mi pasado?

 

La ira y la tristeza están relacionadas como las dos caras de una misma moneda. Hay circunstancias en la vida en las que para ti es más fácil sentir ira o rabia hacia alguién o algo que ha ocurrido, que tristeza, puesto que quizás ya llevabas una carga buena de tristeza. Por ejemplo puede que sientas rabia o ira, pero en el fondo estás triste, porque te gustaría que hubiera seguido la historia de la relación por el camino que iba, porque te hubiera gustado que esa persona te hablara de otra forma y te valorara, etc.

“Recuerda que detrás de la ira muchas veces está el DOLOR.

Y detrás del dolor, a veces, la IRA escondida. ”

Ana Aurora C. G.

Te invitamos a seguirnos la pista en  facebook: haz clic aquí

Y si lo prefieres  en twitter: haz clic aquí

-Si quieres pedir una cita para que te ayudemos a descifrar el mensaje: haz clic aquí-

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*