Del miedo a la confianza

On 01/02/2016 by Ana Aurora

acercaterapiaylachimeneadepapel.1.2015Palabras claves al pensar en transformación: 1-Miedo y Confianza y 2-Resistencia al Cambio y Determinación. Analicemos por partes, primero entendiendo la realidad de estos conceptos, para luego enfocarnos en el ¿qué hacer?

El miedo y la confianza comparten el mismo espacio, si crece uno disminuye el otro. El miedo como emoción tiene el mensaje de: ¡cuidado! ¡protégete! ¡prepárate!. La reacción ante el miedo puede ser parálisis, atacar o huir. La acción emocionalmente inteligente en situaciones de miedos aprendidos será prepararse, protegerse y ganar confianza: en mí, en la relación con otras personas y el mundo. Y aparece así otro factor clave, que media en esta relación miedo-confianza: las experiencias pasadas, que dejan una huella de aprendizaje a nivel cerebral.

Resistencia al cambio. Nuestro cerebro como gestor de nuestra energía y ocupado en nuestra supervivencia es resistente a los cambios, estos requieren mucha energía. Es por ello que requiere de nuestra decisión, determinación y persistencia convencer al “jefe”, el cerebro, de que es una mejora necesaria en nuestra vida.

Si a la resistencia natural al cambio le sumamos una experiencia vital que dejó como huella: dolor, confusión, inestabilidad, traición, etc., más difícil será volver a confiar. Ya sea en mí, en otras personas a nivel de: pareja, amistad, relaciones laborales…El amor me ayudará.

Es necesario comprender cómo funciona nuestro cerebro: sus tiempos, sus prioridades, sus mecanismos para poder mejorar, haciéndolo nuestro aliado. ¿Cómo? ¿Qué hacer? Vamos a ver algunas pistas según los niveles de influencia/control, centrándonos en el primer círculo, en el que más poder de transformación tengo, control directo: mis pensamientos, mis emociones y mis acciones.

Pensamientos. Por un lado está la limpieza mental, construir y prestar atención a pensamientos útiles, dejar ir los inútiles y destructivos. Practicando el silencio, la meditación, con ayuda de rituales, la técnica de la reestructuración cognitiva, ejercicios basados en la programación neurolingüística, etc.. Las personas necesitamos dar sentido, alguna explicación a lo que ocurre en nuestras vidas, la cuestión es cómo nos contamos esa historia. Si está anclada en el miedo y la resistencias al cambio: posturas rígidas, tajantes, con alta carga emocional…o anclada a la apertura a la vida: flexible, con matices, comprendiendo, aceptando y aprendiendo.

Y por otro, la imaginación para abrir puertas a nuevas realidades en nuestras vidas. Cuando imaginamos cómo podría ser nuestras vidas, desde una posición realista, visualizarnos en estas opciones a las que nos gustaría dirigirnos, nos ayuda a ir construyendo la confianza y seguridad necesarias. Si cada día, como si fuera una pastilla, me tomo un tiempo para visualizarme, cómo me gustaría verme, ayudo a mi cerebro con ese faro a poner en marcha los recursos necesarios para conseguirlo.

Emociones.  Para ganar confianza, lo mejor es conectar con mis fortalezas y las experiencias que ahora y en el pasado  fueron satisfactorias, en las que sentí orgullo, felicidad, seguridad, tranquilidad, confianza, entusiasmo.  Y para  ello pasamos a la acción: cada día hacer actividades, estar con personas, rescatar recuerdos, que me hagan sentir bien. Y también comenzar experiencias nuevas, basándome en mis valores y en el conocimiento de lo que me gusta, en contextos seguros. Y claro está: pedir ayuda, dejarse ayudar.

En el segundo círculo de influencia o control indirecto, mis relaciones con otras personas, haremos uso de las habilidades sociales y la empatía. Dos claves en este nivel: informar a las personas que nos importan de los cambios que acontecen en nuestra forma de vida, ¡cuidado con esperar o suponer  que lo adivinen!. Y empatía: entender sus resistencias al cambio y darles tiempo para asimilar la nueva realidad o incluso aceptar la posibilidad de su desvinculación, alejamiento. Y esto formaría parte del tercer círculo.

Círculo de baja influencia o no control. La vida, lo que sucede en la vida y cómo otras personas viven y deciden. Básicamente aquí practicamos la aceptación y el agradecimiento: “doy gracias a que has formado parte de mi vida “x” tiempo y todo lo bueno y aprendido en este tiempo contigo”

Como me gusta la brevedad, lo dejo aquí, sabiendo que hay muchos matices para explicar y comprender la compleja vivencia de los cambios en cada situación personal. Y en lugar de poner un ejemplo, os invito a dejar en comentarios los vuestros y así establecer un diálogo.

Esta entrada del blog surge para sistematizar las claves necesarias para la transformación, dentro de una sesión junto a Sara que trabaja a través de la biodanza. Enlace a su proyecto: http://www.sarazamorano.com/

Aprovecho para lanzar la invitación a compartir en Facebook: Equilibrio Emocional

O si prefieres en Twitter:Tiempo Emocional o Google+

– Para cualquier consulta o pedir cita escribe un e-mail a: acercaterapia@gmail.com o  haz clic aquí

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*