A mejores preguntas…mejores respuestas

On 30/04/2013 by Ana Aurora

Para encontrar una salida, soluciones, hay que tomar distancia de los problemas. ¿Cómo? Una sencilla forma de hacerlo es con una buena pregunta. Así, aún cuando estás viviendo circunstancias difíciles:  estar en un hospital, o  porque tu discapacidad o cualquier otro motivo te impida moverte con independencia,  siempre te quedará la opción de hacerte  preguntas orientadas a buscar soluciones o vivir mejor una situación dada.

Si tuviera que sugerirte sólo una pregunta a practicar y convertir en hábito saludable en tu vida sería:

¿QUÉ PUEDO HACER YO PARA..?

Veamos un ejemplo.

La semana pasada me leí el libro -“Si tu me dices ven lo dejo todo…pero dime ven”- donde  el niño protagonista se preguntaba: ¿Por qué no hay ventanas en la UCI?. Esta pregunta es útil, puesto que cuestiona una realidad, que muchas veces admitimos como algo inamovible. (Pensemos en el cambio que afortunadamente se ha llevado a cabo en las áreas de hospitalización infantiles)

La pregunta del niño se puede mejorar, para transformar la realidadencontrar soluciones¿Se podría hacer algo para que pusieran ventanas en la UCI?. Y  la mejor pregunta en este caso, puesto me implica directamente en la acción sería: ¿qué puedo hacer yo para que pongan ventanas en la UCI?

“ Concededme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

el valor para cambiar las cosas que sí puedo

y la sabiduría para establecer esta diferencia”

Esta cita de Epicteto es clave para un actitud positiva y activa ante las situaciones de la vida, ya que habrá algunas que podré cambiar: ¿qué puedo hacer para que mejore la situación? y otras que no: ¿qué puedo hacer para cambiar la forma en que la vivo?

La solucion la encontramos…¡en los coches de feria! Si te montas en un coche de feria y empiezas a tirar las fichas hacia fuera en lugar de en la ranura, para luego empezar a quejarte de que el coche no anda, sería absurdo ¿verdad?. Pues cada día tenemos un saquito con fichas, nuestra energía, nuestra vida, que gastamos, la cuestión es dónde y para qué.

Tú decides cómo utilizar tus fichas, tu energía:

-Si tu atención, tus pensamientos y tus conductas los  tiras por la borda, en lo que no funciona, lo que te falta, en la queja, contándote todo lo que te va mal una y otra vez, etc., sin hacer nada para cambiar la situación o tu forma de vivirla.

-O los pones en la ranura del cambio, en las áreas de tu vida que puedes cambiar con preguntas orientadas a la acción, pensamientos positivos: enfocados a soluciones, tus fortalezas, en lo que puedes hacer, en lo que te va bien, en lo que te gustaría conseguir…Con conductas saludables y orientadas a mejorar: haciendo cosas que te guste, que aumenten la frecuencia de tu bienestar, de tu risa, detus emociones positivas etc.

Y a tí

¿Qué pregunta te ayuda a encontrar soluciones o a sentirte mejor?

¿Cuál es tu mejor pregunta?

Os facilito dos enlace a  entradas anteriores:

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*